La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) define el turismo sostenible como:

El turismo que tiene plenamente en cuenta sus impactos económicos, sociales y ambientales actuales y futuros, atendiendo las necesidades de los visitantes, la industria, el medio ambiente y las comunidades de acogida.

Para OMT, el turismo sostenible puede impulsar que las industrias de este sector logren:  

  • Hacer un uso óptimo de los recursos ambientales que constituyen un elemento clave en el desarrollo del turismo, manteniendo procesos ecológicos esenciales y ayudando a conservar el patrimonio natural y la biodiversidad.
  • Respetar la autenticidad sociocultural de las comunidades de acogida, conservar su patrimonio cultural construido y vivo y sus valores tradicionales, y contribuir a la comprensión y tolerancia intercultural.
  • Garantizar operaciones económicas viables a largo plazo, que brinden beneficios socioeconómicos a todos los interesados ​​que se distribuyen, incluido el empleo estable y oportunidades de generación de ingresos y servicios sociales para las comunidades de acogida, y que contribuyan al alivio de la pobreza.
  • Mantener un alto nivel de satisfacción turística y garantizar una experiencia significativa para los turistas, sensibilizando sobre temas de sostenibilidad y promoviendo prácticas de turismo sostenible entre ellos.
  • Según el Banco Mundial, las llegadas de turistas internacionales han aumentado de 524 millones en 1995 a 1.300 millones en 2017, y se espera que lleguen a 1.800 millones en 2030.

La industria del turismo representa el 10% del producto interno bruto (PIB) mundial, y aproximadamente 11% del empleo mundial. El turismo es una actividad económica importante, además de ser una fuente de educación y esparcimiento.


Para sumar esfuerzos positivos al turismo sustentable y las personas aporten y cuiden el entorno, existen diversas maneras:

  • Informar sobre la cultura, la política y la economía de las comunidades que visitan.
  • Anticipar y respetar las culturas locales.
  • Apoyar la integridad de las culturas locales al favorecer a las empresas que conservan el patrimonio cultural y los valores tradicionales.
  • Apoyar las economías locales comprando bienes locales y participando en pequeñas empresas locales.
  • Conservar los recursos buscando empresas que sean conscientes del medio ambiente y utilizando la menor cantidad posible de recursos no renovables.

Una pieza clave para la preservación
El turismo sostenible no trata de desalentar los viajes y el turismo, al contrario, busca reenfocarlo y ayudar a garantizar un equilibrio entre los beneficios para los visitantes y las comunidades locales, así como las responsabilidades inherentes al medio ambiente y los propios destinos turísticos.

Maravillas